Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

Temporada de Setas.

Otoño es la temporada de setas por excelencia. No hay mas que pasear por los bosques o praderías para encontrarnos todo tipo de hongos que pueden hacer las delicias de los amantes de la fotografía, aunque debo decir que no es nada fácil tomar una buena fotografía de setas. Yo de momento no acabo de cogerle el truco y no acabo de estar muy contento con los resultados, así que ahora es la época para practicar e intentar mejorar.

Los Urros de Costa Quebrada.

Con esta foto termino esta serie de tres fotos dedicadas a los Urros de Costa Quebrada en Liencres. Un lugar que a cualquiera de vosotros que se acerque por la costa de Cantabria recomiendo visitar, y si es posible con tiempo de sobra para poder disfrutar de un atardecer desde estos acantilados, ya que además del valor paisajístico y geológico del lugar se ha convertido en un remanso de paz y una atalaya inigualable para observar nuestro querido mar Cantabrico.

The Gate II

The Gate.

Retrato Robado a un Feriante.

Llegado el final del verano, su rostro reflejaba el cansancio tras recorrer con sus atracciones  a cuestas todos los pueblucos del sur de Cantabria amenizando esas pequeñas fiestas y verbenas de pueblo  que nunca deberían perderse.
Ahí os dejo mi pequeño homenaje a esos feriantes que en verano se recorren todos los pueblos de nuestra región de fiesta en fiesta.

Fotografía tomada durante la festividad de Nuestra Sra. de La Velilla el pasado 8 de Septiembre.

Atardecer entre los Pinos.

Esta imagen al igual que mi anterior post y que la foto que he puesto de cabecera del blog pertenece al mismo atardecer y es una buena muestra de los cambios de color en el cielo que se produjeron ese bello atardecer de Septiembre.

Hacia el Ocaso.

Este mes de Septiembre nos ha traído entre otras cosas unos cielos espectaculares en Cantabria. Hoy os traigo una muestra de uno de esos momentos del atardecer en el pueblo de Rocamundo en Valderredible. Ese atardecer fue realmente mágico, de esos que te quedas observando con la boca abierta ante los cambios de tonalidades que iba tomando el cielo, cambiando de magenta a naranja y posteriormente de naranja a un rojo intenso. Aquí os traigo una muestra de ese atardecer y no será la única.