Ir al contenido principal

Lo confieso, yo retoco mis fotos.

Con esta entrada vuelvo a abrir el ya más que tratado tema del retoque fotográfico sobre el que se han escrito ríos de tinta, exponiendo mi postura en cuanto a este tema y razonando el porque yo retoco mis fotos.


Si, soy culpable yo retoco mis fotos.

Me resulta muy curioso y a la vez me irrita bastante el hecho de que haya gente en las redes sociales que cuando ven una foto intentan echar por tierra el trabajo del fotógrafo alegando que es falsa, esta trucada o es un engaño.

Antes que nada comentar que el retoque fotográfico no es algo nuevo. Mucho antes de la era digital, donde el retoque fotográfico ha llegado al alcance de todos, ya se realizaban retoques fotográficos aunque no resultase tan sencillo. Dadas las limitaciones de las cámaras de la época se realizaban combinaciones de fotografías de paisaje para tener bien expuestas tanto la parte terrestre como la del cielo, vamos lo que hoy en día sería un HDR, se realizaban múltiples exposiciones e incluso para fines políticos o propagandísticos se borraban o añadían personas a una imagen.

¿Por qué retocar las fotos?

El ojo humano es una máquina tan perfecta que por mucho que haya avanzado la tecnología fotográfica nunca llegaremos a ver ese nivel de perfección a la hora de captar una imagen. Habrá ocasiones en las que para conseguir ese paisaje tal y como lo vimos al natural hay que utilizar ciertos "trucos" ya que nuestras cámaras nunca podrán captar el rango dinámico completo de una escena como lo hacen nuestros ojos. Pensemos en un atardecer  con el sol de frente, nuestros ojos no tienen problema pero si intentamos inmortalizar el momento con la cámara nos encontraremos con que si medimos en el cielo la parte de tierra nos quedaría demasiado oscura y, al contrario, si medimos en la zona de tierra la parte del cielo nos aparecerá quemada.


f/11 - 14 mm - Iso 100

Como ejemplo, para obtener todo el rango dinámico en esta imagen tuve que realizar 3 exposiciones diferentes a 1,6", 0,8" y 0,4".

En otras ocasiones nos puede interesar realizar una larga exposición para convertir el agua en "sedas" o las nubes en trazas. ¿Alguien con sus propios ojos ve los paisajes en larga exposición? ¿No es un "truco" fotográfico ese tipo de imágenes de larga exposición? Yo creo que se trata de un recurso como otro cualquiera que tienen los fotógrafos para dar rienda suelta a su creatividad, al igual que los desenfoques o las imágenes en blanco y negro.

f/5,6 - 5" - 18 mm - Iso 100


También podemos estar interesados en "retocar" nuestras imágenes para reforzar el mensaje que queramos trasmitir con nuestra imagen. Hay imágenes donde un simple cambio de color a blanco y negro hace que el mensaje sea completamente diferente. ¿Acaso nuestro ojo ve el mundo en ByN? ¿Por que entonces nos parece tan normal ver una foto en ByN y no pensamos que esta "retocada"? Estamos acostumbrados a ver imágenes antiguas en monocromo y eso hace que no nos extrañe.

Hay grandísimos fotógrafos que son auténticos maestros de imágenes con ediciones digitales creativas para conseguir trasmitir el mensaje que querían o simplemente para generar un gran impacto visual. ¿No creéis que denostar el uso de los programas de edición en estos casos coartaría la creatividad individual del artista? ¿Has visto la imagen de portada de esta entrada? ¿Te gusta? ¿Te trasmite? No sería posible sin los programas de edición fotográfica.

Otra razón para retocar las imágenes es que normalmente a los aficionados a la fotografía que queremos obtener la máxima calidad en nuestras fotos disparamos en formato RAW o negativo digital. Esto nos permitirá sacar el máximo partido en cuanto a la calidad de nuestras imágenes e incluso hacer retoques con el programa CAMERA RAW. Cuando abrimos un archivo RAW veremos que a la imagen le falta contraste y cuando menos requiere ciertos ajustes básicos de contraste, sombras y blancos para que no sea una imagen que vaya directa a la papelera de reciclaje. Si no disparamos en calidad RAW aparte de dejar a nuestra cámara que interprete y "procese" el archivo JPG a su arbitrio, estaremos aprovechando muy poco las capacidades que nuestra cámara nos ofrece.

El otro día repasando mis archivos de fotos me encontré con una imagen que estuve a punto de mandar directamente a la papelera de reciclaje. Decidí darle una oportunidad y me puse a procesarla (que es como algunos llamamos a retocar). A continuación os dejo el raw original y la foto "retocada".

Raw original  f/3,5 - 1/2500 - 105 mm - Iso 320

Como podéis ver se trata de una imagen con una notable falta de contraste que a punto estuve de borrar de mis archivos.

Tras darle una oportunidad este es el resultado final:


Con este procesado busqué jugar un poco con los contrastes tanto de la textura del chinche con la hierba desenfocada como de color, modificando ligeramente el tono verde para que el contraste fuese mayor.

Creo que el resultado salta a la vista y es una buena demostración de como un procesado puede mejorar una imagen. Pero si me gustaría que quedase claro que igual que un buen procesado puede mejorar una fotografía un mal procesado también puede arruinarla. Nunca un buen procesado va a convertir una mala foto en un fotón, ya que para mi la fotografía es principalmente luz y composición y en algunos tipos concretos de fotografía la importancia radica en el momento captado.

He de confesar que yo soy bastante negado con los programas de edición fotográfica y me limito a ajustes bastante básicos, pero hay auténticos artistas de la edición de los que confieso tener mucha envidia.

También puede interesarnos en algún momento eliminar algún elemento de la imagen para que esta quede mas redonda o incluso mas bonita. ¿Os ha pasado alguna vez de fotografiar un magnifico paisaje con un momento de luz único pero cuando veis la foto os dais cuenta de que se ve un poste de alta tensión o un cable? ¿No es acaso lícito eliminarlos de la imagen para reflejar la belleza del momento que os gusto y que por ello decidisteis capturar?

En otros casos, al autor le puede interesar añadir algún elemento que no aparecía en la fotografía original. Yo soy menos partidario de esto, pero si el resultado final me gusta no dudo en aplaudir a su autor. En mi modesta opinión, otra cosa sería un paisaje que se sabe que es totalmente irreal y que su autor niegue que haya realizado retoques porque en ese caso estaría engañando a la gente, pero lo peor es que también se estaría intentando engañar a si mismo.

Con todo esto, lo único que quiero decir es que te puede gustar o no, puedes estar de acuerdo o no con el retoque de las imágenes, pero no hay porque catalogar una imagen de falsa, engaño o fraude por el simple hecho de estar retocada. Además, tengamos en cuenta que un altísimo porcentaje de la imágenes que vemos en la web tienen algún tipo de retoque.

Hasta la próxima entrada.





Comentarios

  1. También me confieso culpable, yo también retoco mis fotos. Muy buena entrada Daniel.

    ResponderEliminar
  2. Buen trabajo, buenas fotos y buena explicación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Todo lo has dejado claro, basta mirar las dos últimas para apreciar la diferencia. La última imagen se ve más b ien definida respecto a la penúltima, los tonos de esa son bastante apagados.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con lo que de manera tan clara expones Japy. Y muy bien ilustrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Joaquin. Perdona la tardanza en contestar, hasta hoy no me llegó el mensaje al email.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. El problema es que hay gente que no piensa así pero critica esta postura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Mi ne ŝatas retuŝi fotojn, sed mi nur prenas almenaŭ unu foton por afiŝi kaj publikigi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Caos Invernal.

 Ante todo me gustaría felicitaros este nuevo año 2021 y esperemos que no sea tan malo como el pasado 2020. Estas navidades he podido desquitarme de las ganas de fotografiar nieve ya que estuve en mi pueblo, en la zona de Valderredible (sur de Cantabria), donde tuve la suerte de que tuvimos una Blanca Navidad. Lo bueno de que nieve cuando tienes tiempo libre y no tienes que trabajar es que puedes salir en distintas condiciones, a distintas horas y puedes probar cosas bien distintas de paisajes nevados. Hoy os muestro una serie de fotografías de nieve un poco diferentes. Se trata de fotografías donde intentaba reflejar ese pequeño caos que se forma en los bosques que son bastante cerrados. Son un tipo de imágenes que siempre me han llamado la atención por lo difícil que resulta componer dentro de ese aparente caos. Sin embargo, creo que reflejan bien lo que es la naturaleza que a veces es caótica aunque esto no quiera decir que deje de ser bella y sorprendente. En este caso me ayudo bas

Un año extraño.

Ante todo me gustaría pediros disculpas por tanto tiempo de ausencia en este humilde blog. El trabajo, el stress y la pereza no son excusas para una ausencia tan prolongada. A todo esto hay que sumarle que este 2020, por las razones que todos conocemos, se ha convertido en un año extraño (y digo extraño por no decir alguna palabra malsonante).  La pandemia del Covid19 ha sacudido nuestras vidas como si de un terremoto se tratase y cosas que antes nos parecían lo mas normal del mundo ahora son prácticamente recuerdos de un tiempo mejor. Hemos tenido que adaptarnos a nuevos hábitos en nuestro día a día. Hemos tenido que aprender a mantener la distancia social, a llevar mascarilla, a llevar un mayor higiene de manos y a reducir nuestra vida social, entre otras cosas. Pero para mi, y creo que para muchos de nosotros, lo más duro ha sido tener que prescindir de los besos y abrazos que tanto nos reconfortan, especialmente los besos y abrazos a nuestros mayores (padres y abuelos) que tanto re

Probando mi nueva cámara.

El pasado mes de Julio me compré cámara nueva. Me ha dado pena por mi vieja Fujifilm S5 Pro, ya que me ha dado un montón de alegrías en todos estos años y hemos vivido mucho juntos, pero tenía ya 11 años y en estos 11 años las cámaras han avanzado muchísimo sobretodo en cuanto a calidad del sensor. La cámara por la que me he decantado es la Nikon d7500. Es una muy buena máquina con una relación precio-calidad excelente. No me voy a extender en sus virtudes porque con un simple click en google vereis infinidad de análisis y reviews. Además como mi S5 Pro usaba lentes de Nikon no he tenido que cambiar todas las lentes. Tras las primeras pruebas con mi nueva cámara estoy muy contento con su comportamiento, y eso que aún no la tengo dominada como para sacarle todo el partido que se le puede sacar. La calidad de las imágenes se nota un montón, y es que como es he comentado los sensores han mejorado muchísimo en estos 11 años, por no hablar de la posibilidad de subir ISO sin tener que pr