Ir al contenido principal

Caos Invernal.

 Ante todo me gustaría felicitaros este nuevo año 2021 y esperemos que no sea tan malo como el pasado 2020.


Estas navidades he podido desquitarme de las ganas de fotografiar nieve ya que estuve en mi pueblo, en la zona de Valderredible (sur de Cantabria), donde tuve la suerte de que tuvimos una Blanca Navidad. Lo bueno de que nieve cuando tienes tiempo libre y no tienes que trabajar es que puedes salir en distintas condiciones, a distintas horas y puedes probar cosas bien distintas de paisajes nevados.






Hoy os muestro una serie de fotografías de nieve un poco diferentes. Se trata de fotografías donde intentaba reflejar ese pequeño caos que se forma en los bosques que son bastante cerrados. Son un tipo de imágenes que siempre me han llamado la atención por lo difícil que resulta componer dentro de ese aparente caos. Sin embargo, creo que reflejan bien lo que es la naturaleza que a veces es caótica aunque esto no quiera decir que deje de ser bella y sorprendente. En este caso me ayudo bastante el hecho de que seguía nevando y la nieve estuviese bien adherida a los troncos. Como podéis ver he jugado con la direccionalidad de las ramas, intentando que ramas y troncos nos marquen una dirección de lectura de las imágenes. Fotografías en formato horizontal donde las ramas de los árboles nos llevan de en una lectura en diagonal por la imagen.

En otros casos he optado por dar protagonismo a los troncos en vertical y por ello he optado por un formato también en vertical. En el caso de las imágenes que aparecen a continuación he sobreexpuesto y de esta manera me ha ayudado, en cierta medida, a aislar algunas partes dentro de ese caos.




Siguiendo con esa idea de reflejar ese caos también intenté aprovechar las pocas hojas secas y su color que aún se aguantaban en las ramas como podéis ver en la imagen que encabeza este post.

Por último también tuve tiempo de experimentar con la larga exposición intentando conseguir un efecto pictórico imitando al puntillismo en la pintura y aprovechando también algunas hojas secas que aún se mantenían en los robles mas jóvenes para dar ese toque de color que nos ayude a centrar un poco la atención.


Espero que os haya gustado. La verdad es que yo disfrute de lo lindo  jugando, haciendo experimentos y probaturas que al fin y al cabo es algo muy enriquecedor. Os aconsejo cuando tengáis tiempo probar cosas. Puede que los resultados no os convenzan a la primera pero lo que es seguro es que estos ejercicios os van a enriquecer fotográficamente hablando.




Comentarios

  1. La última foto es una pasada, me encanta la abstracción que tiene. Parece que lo pasaste bien en la nieve.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tenía ganas de fotografiar nieve y me lo pase de lo lindo. Muchas gracias amigo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Probando mi nueva cámara.

El pasado mes de Julio me compré cámara nueva. Me ha dado pena por mi vieja Fujifilm S5 Pro, ya que me ha dado un montón de alegrías en todos estos años y hemos vivido mucho juntos, pero tenía ya 11 años y en estos 11 años las cámaras han avanzado muchísimo sobretodo en cuanto a calidad del sensor. La cámara por la que me he decantado es la Nikon d7500. Es una muy buena máquina con una relación precio-calidad excelente. No me voy a extender en sus virtudes porque con un simple click en google vereis infinidad de análisis y reviews. Además como mi S5 Pro usaba lentes de Nikon no he tenido que cambiar todas las lentes. Tras las primeras pruebas con mi nueva cámara estoy muy contento con su comportamiento, y eso que aún no la tengo dominada como para sacarle todo el partido que se le puede sacar. La calidad de las imágenes se nota un montón, y es que como es he comentado los sensores han mejorado muchísimo en estos 11 años, por no hablar de la posibilidad de subir ISO sin tener que pr

Un año extraño.

Ante todo me gustaría pediros disculpas por tanto tiempo de ausencia en este humilde blog. El trabajo, el stress y la pereza no son excusas para una ausencia tan prolongada. A todo esto hay que sumarle que este 2020, por las razones que todos conocemos, se ha convertido en un año extraño (y digo extraño por no decir alguna palabra malsonante).  La pandemia del Covid19 ha sacudido nuestras vidas como si de un terremoto se tratase y cosas que antes nos parecían lo mas normal del mundo ahora son prácticamente recuerdos de un tiempo mejor. Hemos tenido que adaptarnos a nuevos hábitos en nuestro día a día. Hemos tenido que aprender a mantener la distancia social, a llevar mascarilla, a llevar un mayor higiene de manos y a reducir nuestra vida social, entre otras cosas. Pero para mi, y creo que para muchos de nosotros, lo más duro ha sido tener que prescindir de los besos y abrazos que tanto nos reconfortan, especialmente los besos y abrazos a nuestros mayores (padres y abuelos) que tanto re